Los domingos están sobrevalorados

Si, venga. El sol, los paseos por el Retiro, las cervezas en la terracita, la parte más alejada de la Puerta del Sol de la calle Fuencarral cortada para que los niños monten en bicicletas con ruedines mientras los padres los persiguen con cigarros en la boca y ganas de volver a casa, el puto fútbol, ¡ hoy no trabajo!, quizás una compra de una última hora antes de comenzar una nueva semana de principios del otoño, aprovechar para visitar a algún familiar enterrado en lo más alto del cementerio, día de pago para cruzar el estrecho en patera, ¿ bombardeamos un camión de la ONU?, un día perfecto para matar a otro negro americano, el fin de otra semana……de mierda, pero semana al fin y al cabo.

14097470909213

Todo depende, por una extraña y azarosa cuestión de situación geográfica, de dónde hayas caído. Alguien pide ayuda por teléfono al darse cuenta de que el conductor del coche contra el que ha colisionado no respira y Pilar, que iba a recoger a los niños a casa de su ex, se pinta los labios en el retrovisor, ajena al accidente que ha tenido lugar cien metros más atrás y en plena A-6. Otro negro muerto. Cristi-ANO jugando con su hijo, al que le consiente todo, momentos antes de abandonar su casa de 20 millones de euros para dar patadas a un balón. Su cara brilla.

Los días, esa especie de representación numérica del paso del tiempo, tienen distinto valor para cada uno de nosotros. A veces deseamos que lleguen cuanto antes, que se acelere el tiempo de alguna forma, que tengamos el poder de moldearlo a nuestro antojo y que las horas se travistan de minutos y, a poder ser, de maravillosos segundos. ¡ El lunes nos vamos a República Dominicana a beber ron y tostarnos en playas con el color de la cocaína!

Otros en cambio, quisiéramos estirarlo. Anda Noe, ¡quédate un poco más conmigo en la cama…..! No llego, la vida no me da para más…..necesito 26 horas para terminar este puto dossier.

Dudo. Es domingo. El día del sol en Japón y de las bombas en Siria.Un día en el que pierdes a un amigo y conoces a la mujer con la que quieres pasar el resto de tu vida en algún punto de la tierra y donde los nombres de las cosas no se hayan inventado todavía. Sobre todo los domingos que, definitivamente, están sobrevalorados.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s