Rosalia, su trátrá y de cómo una niña arrasó a todos (músicos incluidos)

Así ha sido. Tras cientos de discos supuestamente comerciales (y vacuos), mainstream o para la masa, editados en nuestro país en los últimos años, llega una niña de veinticinco años con la cara de una gitanilla-paya con compás, el pelo de una noche sin estrellas y las uñas de un grizzly y lo arrasa todo. Porque admitámoslo, si despojas a “El mal querer” de toda su parafernalia repensada a conciencia para el consumo masivo, con sus vídeos repletos de referencias a Goya, los kinkis y los Blahnik, los chándales y los  crucifijos, las voces procesadas y las escopetas de cartuchos, nos queda un disco revolucionario.

Quizás sea demasiado pronto para emitir juicios de valor sobre la trascendencia de un trabajo que es al año 2018 lo que “La leyenda del tiempo” fue al año 1979 (los ecos de los nietos de esos puristas flamencos resuenan de la misma forma cincuenta años después, ¡sus muertos!), pero tras apagar el ruido de ahí fuera y escuchar sus veintiocho minutos y poco y maldecir la belleza de la voz y el desbordante talento de la verdadera reina de España, lo siento Leticia, nos queda una obra compleja, difícil en ocasiones y probablemente no apta para todos los públicos que paradójicamente se consume a la velocidad vertiginosa de nuestra era, como una chupadita de M que no deja resaca y sí la impresión de que a partir de ahora los grupos de música deberían de pensarse dos veces el editar un disco sabiendo que esos artefactos explosivos, los de Rosalía y Camarón, están colgados para siempre en el corazón y las glándulas lacrimales de la red.

En cuanto a la industria discográfica nacional…, ¡pues qué le vamos a hacer chiquilla! pero se la acaban de colar y tendrá que seguir conformándose con canciones producidas con el mismo cariño con el que se hace mortadela a un euro y las aspiraciones de sembrar rápido para recoger un fruto insípido, de esos que saben a tierra y terminan desparramados por el suelo, todos iguales, todos sin hueso… o quizás rectifiquen al comprobar los rendimientos económicos de unas canciones que no son españolas ni americanas sino algo entre medias, escondío entre el origen del universo trátrá y la autora de los ojos por soleá.

“El Mal querer” te atrapa sin que te des cuenta, te das cuenta cuando sales… piensas, ¿cómo he llegado hasta aquí? y Rosalía demuestra que una mujer joven, bella, talentosa, ¿quieres que colaboremos?, puede decidir el cuándo, el cómo y el por qué sin pedir permiso a esos mayores de vuelta de todo a los que les preocupa tanto que no sea capaz de gestionar el éxito masivo… pobres mayores, y ella ríe y brilla y canta por dentro en el luminoso de Times Square, en la chabola y en San Esteban de Sasroviras mientras su ola arrasa el mundo.

Musica_311478862_79946696_1024x576.jpg

 

 

13 comentarios en “Rosalia, su trátrá y de cómo una niña arrasó a todos (músicos incluidos)

  1. “En cuanto a la industria discográfica nacional…, ¡pues qué le vamos a hacer chiquilla! pero se la acaban de colar”
    Juraría que su primer disco lo sacó Universal y el segundo Sony.

    Me gusta

    1. Para que la música libre de ataduras comerciales se convierta en masiva tiene que haber músculo: eso son las discográficas multinacionales. En cuanto a la toma de decisiones, todo el proceso de creación de este disco está hecho al margen de ellas; Rosalía las ha utilizado como plataforma. Ahí el matiz, ahí la trampa.

      Me gusta

      1. Me parece que estas mezclando conceptos. Comentas “Se la han colado” como algo malo o negativo para una industria cuando es todo lo contrario, es la industria la que da soporte y la que está encantada con el fenómeno. Aquí de nuevo presentas la “toma de decisiones del proceso creativo” por parte únicamente del artista y no de la compañía como si fuera algo malo para la disquera. Todo lo contrario!! Están encantados de tener a alguien con semejante creatividad y Rosalía seguro que también lo está de encontrar una compañía que le entiende, que apostó por ella (antes de salir en todos los blogs) que le da soporte y proyección a sus ideas, le paga sus súper videos y le hace un marketing que ha hecho que tú sepas de su existencia.

        No es “hecho al margen” es “trabajo en equipo”. Una aporta un talento descomunal y el otro el músculo (como bien dices) y la experiencia de como promocionar ese trabajo y que todos se enteren.

        Me gusta

  2. Me gusta este debate. Creo que podemos llegar a alguna conclusión con la absoluta certeza de que quizás nunca podremos a llegar a entender del todo por qué suceden las cosas… en todo caso es bonito que el debate sea este y no otro, con la música, el flamenco y los videos de 50000 euros como imagen de fondo. Lo dicho; hablemos y sobre todo, escuchemos música.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s