¿Son buenos los grupos de música integrados por mujeres?

La respuesta está muy clara. Algunos sí y otros no. De hecho me inclino por decir que —en algunos casos—, los grupos de mujeres arrasan a cualquier bandita compuesta exclusivamente por hombres. No solo lo digo sino que me reafirmo con ejemplos inapelables.

HAIM: lo de estas hermanas es otro nivel. Simplemente lo hacen todo bien y además en familia. Producen, cantan, tocan como diosas y además son simpáticas… de ahí a la dominación mundial solo es una cuestión de dólares en inversión y no de hormonas.

LARKIN POE: otras dos hermanas que tocan blues al nivel de Joe Bonamassa y John Mayer. ¿Se merecen el éxito? Sin duda y no precisamente por el hecho de ser mujeres. Cierra los ojos, abre los oídos y siéntelo: es de verdad.

MOURN: este grupo barcelonés rompe todas las reglas. Primero porque en sus filas milita un chaval, tan joven y talentoso como ellas, y segundo porque entre los cuatro suman la mitad de años que tu hijo pequeño. Un caso de precocidad extrema que jode mucho más que el género: han entendido las claves de la música mirando vídeos en Youtube, pringao.

La otra respuesta es más difusa y concierne a esas bandas femeninas —todos sabemos de quienes se tratan— que poseen una gran exposición mediática y ni siquiera saben sostener un instrumento. Porque ahí está la clave; si no sabes qué hacer con una guitarra al menos sal bien en la foto. Esta cuestión levanta ampollas entre ciertos sectores, generalmente hirsutos y algo resentidos, que consideran injusto que se les “premie” a ellas por el hecho de ser mujeres.

Tengo que reconocer que de primeras pude contemplar esa posibilidad, pero al ampliar la lente del telescopio sobre al actual estado de un mundo que adquiere paulatinamente el rostro más humano de la madre Tierra, fui consciente de estar equivocado. Todos esos grupos de mujeres que supuestamente no saben tocar implican un cambio. Quizás solo sea momentáneo, quizás determine un nuevo rumbo en la música. Quién sabe. En todo caso —y siguiendo las sabias palabras de mi adorada Donita Sparks— la única respuesta posible es la siguiente: «Chavales; aceptarlo o de lo contrario os meterán sus tampones en la boca»

Palabra de RiotGrrrl.