Jorge Javier y la paradoja de la tolerancia

Jorge Javier Vázquez es, además del rey de la televisión chusca, un hombre lúcido, y no precisamente por esas chaquetas sacadas de la Marbella de Jesús Gil. Más allá de los focos y gracias su afilada lengua, la paradoja de Popper se convierte en ‘trending topic’… con el consiguiente cabreo de Vox. Así es como este “aprendiz” de Kim Jong-un (según Abascal) reparte a izquierdo y siniestro llevando al horario de máxima audiencia el mantra de «si una sociedad es ilimitadamente tolerante, su capacidad de ser tolerante finalmente será reducida o destruida por los intolerantes». Y la esperanza vuelve a Telecinco.

Llegados a este punto y teniendo en cuenta que hay pocos filósofos en los platós de televisión y muchos en paro, poco a poco comienza a instalarse en España la idea de no tolerar el fascismo, algo que por parte de los fascistas es interpretado como un fiero ataque contra la libertad de expresión, pilar fundamental en una sociedad democrática.

Así respeto y justicia se entremezclan con proclamas homófobas y racistas y cada vez es más difícil determinar qué ideas son intolerantes y dónde debería establecerse el listón de lo moralmente aceptable. Ante semejante disyuntiva, lo mejor es aplicar la regla del «si toleras esto, tus hijos serán los siguientes». Jorge Javier y los Manic Street Preachers lo tienen muy claro. Y ahora tú también. Belén Estaban no tanto.

Ilustración: https://geoffmcfetridge.tumblr.com/