La calle no es nuestra

La calle es una madre de un tiempo atemporal, a veces enemiga y otras, en cambio, rayo de sol; ese lugar en el que escuchamos crecer a los críos mientras la vida suena, deprisa, a veces trágica, a la misma velocidad con la que una peonza gira sobre la arena del parque, casi siempre en el punto de mira de otros más viejos, un poco más ciegos.

Porque la calle que ahora arde nunca ha sido nuestra, y solo las botellas y el fuego le proporcionan una dimensión comprensible para todos, real, quizás gélida, trinchera en la que hombres enmascarados despliegan su malestar transformando la basura en llamas, el vidrio en charcos, la violencia de carpetas en el último aliento del fracaso.

Solo en estos momentos —retransmitidos pertinentemente por televisión— somos conscientes de que lo importante nunca sucede en los despachos, ni siquiera durante los apretones de manos y las firmas, y que una chispa, pequeña como una estrella extinta, se hace lava hasta invadir las alcantarillas, nuestro dormitorio, los neumáticos de los Uber, la playa, después la posibilidad de una isla, arteria de carne conectada a un continente desprovisto de fronteras… la chispa, el fuego; y todo lo que envuelven.

Ahora no queda más remedio que intentarlo, limpiar las aceras, reponer los contenedores, llamar al cristalero, quizás desempolvar las peonzas y observar el movimiento circular del otoño con la esperanza de volver atrás, antes del rayo, incluso antes de la oscuridad, inventar un universo que es calle sin música sometida al rigor de sordos con miedo a entenderse. Entre el helio y las aceras, por fin la calle será nuestra… y nunca lo llegaremos a ver. Nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s