¿ Por qué no hay pollas y tetas en las redes sociales?

Hoy me levanté sin saber muy bien sobre qué escribir. Como siempre, no había erección dentro de mis calzoncillos ( utilizo unos muy monos regalo de Carlitos Givaja) y la luz del sol se colaba en el despacho por el frío vidrio como un trapecio irregular, rebotando sobre la lámpara años 70’s de la mesa y finalizando su recorrido en la letra c del teclado del ordenador. Un triángulo para algunos, un coño para otros, como diría Rorschach. Automáticamente me vino: si hay desayunos, atardeceres,borracheras, periodistas decapitados en el nombre de Alá, vídeos filosóficos compartidos por Julio Gómez, tiroteos, bodas, negros desangrándose frente a policías blancos, links al Late Late Show, ….. ¿por qué no vemos ni una cola, un par de pezones tipo pistacho, o un cuarto de culo en Facebook o Instagram?

A día de hoy estar en el mundo, existir, contar para los demás, viene determinado, en gran medida, por nuestra presencia en las redes. En esa tela digital se vomitan todo tipo de gilipolleces intrascendentes o verdaderas intimidades que solo nos atreveríamos a contar a nuestros más allegados y que sin embargo aireamos públicamente sin ningún pudor porque éste, si es compartido por tus pares ( elegidos en función de tus filtros), simplemente desaparece. Pero, ¿ qué ocurre si nos apetece enseñar al mundo nuestro pito duro, ese par de tetas naturales con un pequeño lunar al lado del pezón o nuestro nuevo culo “gluteoplastificado” que nos ha salido por un pico? Desvelar que tu padre dejó respirar por un ataque al corazón, que ya no sales con tu novia desde los 18, o que tu bull terrier  “Rocko” ha sido atropellado por un camión repleto de gallinas sí, pero tus pelotas recién depiladas no.

La respuesta es que si este supuesto exhibicionismo, aquí el lenguaje es espurio, vaya o no asociado a la venta de un producto de masas será eliminado por “alguien” en base a unas políticas muy permisivas con todo excepto con el sexo, probablemente la única expresión humana, junto a la muerte, compartida por toda la población mundial.

mexico_pajillas-2

Nota del redactor: ¿ quién es el redactor?

Vuelvo a pensar mientras observo que el triángulo de luz se deforma por el vértice superior y la base, adquiriendo el aspecto de una vagina de electrones: y si el sexo es el último reducto de intimidad para el mercado, ¿ qué ocurrirá cuando sea normalizado y asimilado por el establishment? ¿ Seremos testigos de hombres erectos y mujeres en pelotas anunciando whiskey en los márgenes de la autopista? ¿ El cambio climático será intrascendente si  en verano cogemos el metro en pelotas? ¿ Quién decide sobre los niveles de intimidad que solo deben regirse por la conciencia y la libertad  de cada uno?

De tanto pensar me he puesto cachondo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s