La libertad es un polvo en un cuarto de baño

Está claro que 2016 ha sido un año funesto para los héroes de una generación que comienza a envejecer más de lo que era necesario. Entre tanto referente cultural, poético y estético desaparecido y apenas unos días antes de celebrar el nacimiento “poco probable” de un rey en un pajar, se muere otro cantante. Pero no uno más: Georgios Kyriacos Panayiotou – en griego profundo, Γεώργιος Κυριάκος Παναγιώτου – o para entendernos Jorge Miguel.

Ahora es cuando debería hacer un ejercicio de nostalgia casi inevitable y decir que marcó mi adolescencia con su mata de pelo capaz de dejar a Carmen Sevilla a la altura de Yul Brynner – en ruso, Юлий Бори́сович Бри́ннер- y su Faith envuelta en vaqueros rotos, botas “chúpame la punta” y crucifijos en las orejas pero si lo hiciera, cegado por los flashes de las modelos y las malas canciones ( tiene unas cuantas), entonces perderíamos la verdadera esencia de este enorme cantante: siempre antepuso la libertad personal a todo lo demás y la llevó hasta sus últimas consecuencias.

pic120

Pero esta necesidad no solamente se puso de manifiesto en su politoxicomanía, ni en los follisqueos en baños playeros ( fue un gran defensor del sexo en lugares públicos, es decir, follar cuando y donde te apetezca, incluso mientras meas), ni en su substitución temporal del rey más reina más importante de la historia de la música ( Freddy Mercury , R.I.P) ni en su cruzada contra una discográfica que quería encauzarle hacia latitudes más “radio friendly” en contra de su necesidad personal, ni siquiera en su homosexualidad encubierta durante años porque claro ” si eres maricón como Miguel, venderás menos”. No, la libertad estaba escrita:

Escrita en canciones como Freddom 90, Soul Free, Free que fueron acompañadas por mujeres cantando con voces de hombres, hombres vestidos de mujeres, hombres con cara de ángeles con caras sucias, de demonios con placas y porras perfectamente aseados y finalmente con la voz de George, un artista que nunca pudo encontrar la pieza que faltaba en su vida pero que en su búsqueda abrió la mente de muchos idiotas, todavía vivos,  que en su día creyeron en la posibilidad de poner barreras y límites a la creación. Se encontraron con un tío que decía Fuck you y lo hacía sin desafinar una sola nota de su mensaje.

Por la libertad, lo único que nunca podrán quitarnos George.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s