Desmontando mitos

Entró en el almacén del bar y me dijo muy seria y acariciando la cabeza de su Golden Retriever llamado Jagger y que huele a vainilla al cacao:

(Mito Número 1) Los perros no pueden comer cebolla ni chocolate porque se mueren. Falso. Los perros pueden comer ambos y en distinto orden u orden alterno en cantidades razonables siempre que no superen el 0’5% de su peso, lo que equivaldría a tres cebollas del tamaño de un huevo de avestruz o a tres tabletas de Nestlé. En caso contrario, tendrían una buena cagalera. Demostrado con hechos. Mi perro Paco pasó el examen y ahora está en el salón dejándome el sillón lleno de babas.

(Mito Número 2) El Calvinismo es una religión para calvos. Verdadero. Efectivamente. Mi amigo Pepe lo es. Calvo, digo.

(Mito Número 3) Sherlock Holmes respondía a las indagaciones de su compañero con el popular “Elemental, querido Watson”. Falso. En ningún volumen del celebérrimo personaje creado por Conan Doyle se pueden leer esas tres palabras juntas. Si en cambio, elemental, o superficial, querido Watson.

3420960-68-650-1467226332

(Mito Número 4) El desayuno es la comida más importante del día. Falso. Equivale a decir que Darth Vadder es el peor villano de todos los tiempos o que Bertín Osborne es el mayor lameculos de este país (medio verdad). Puede que lo sea para los fabricantes de cereales, o para las empresas que requieren de empleados con energía desbordante que no paren de quemar calorías hasta la hora de la comida o para los futuros gordos de este planeta. Al despertar por la mañana bebed agua…o haceros una paja. Y como nuevos.

(Mito Número 5) Levantar muchas pesas disminuye el tamaño del miembro (viril, se sobreentiende). Falso. En todo caso no favorece el desarrollo cerebral (no hace falta más que presenciar una conversación entre los cachitas de nuestro gimnasio). En el caso de las mujeres fomenta la dureza del culo, y en algunas, lo único. Acojonante la variedad de ejercicios que ellas ponen en práctica con el trasero como objetivo.

(Mito Número 6) Los vikingos nunca llevaron cuernos en la cabeza. Verdadero. Resulta que eso es un invento de un tal Gustav Malstrom que en 1820 y para dar aspecto de hijos de puta peligrosos, pintó para “La Saga de Frithiof”, a nuestros queridos barbudos nórdicos con esos dos accesorios a ambos lados de la cabeza. Se rumorea que Bustamante también los lleva pero no se sabe a ciencia cierta. Ya lo desvelará previo cheque.

(Mito Número 7) Nunca había estado menos seguro de nada al intentar recopilar y corroborar todos estos datos con la ayuda de Internet. Verdadero. La tan manida sociedad de la información es la mayor invención de los últimos 2.000.000 de años. Es horrible. Me voy a hacer un bocadillo de cebolla y a afilar la cornamenta. Puede que haga culo y por cierto, Cleopatra era griega.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s