Miguel Brieva o de cómo mirar a la verdad a los ojos en vacaciones

No nos gusta que nos lo digan. Preferimos vivir en paz. Ya tenemos bastante con el día a día, el I.V.A, las colas en el carril de los lentos de la piscina, los compañeros insoportables de trabajo, la mala educación, los festivales de verano y los “selfies” de mirada vacía con fondo de desayunos a base de fruta y frutos secos como para que venga un dibujante (sí, un maldito dibujante), de cabeza triangular, barba canosa, alma de niño que se niega a comerse las espinacas y pensador oculto bajo la apariencia de un hombre normal con sus viñetas y nos haga replanteárnoslo TODO: que los niños, representantes de la esperanza y los horizontes amplios, son en realidad un ejército de nuevos consumidores, que los adolescentes con sus granos, patinetes y obsesiones tecnológicas son el último eslabón de esos niños previos que tarde o temprano entrarán en un molde con su número de trabajador en el bolsillo de la camisa y su mesita ad hoc, que lo que hay en la cabeza de los votantes es un profundo deseo para que las cosas cambien a mejor pero los atenaza el miedo y en la de los políticos el dinero, salir bien en la foto, la ambición y besar a bebés son sus principales objetivos.

¿Por qué no nos dejas en paz, Miguel Brieva, sobre todo ahora que llega agosto y podemos ir a la playa a las seis de la mañana para coger hamaca en primera línea de playa y pensar que lo hemos conseguido: que nuestros derechos fundamentales están asegurados?

Brieva 20120004

Él no responde a la pregunta porque la desnuda en forma de bocadillos con aspecto de nubes, repletos de spray de guindilla y pica pica light, ironía, mala hostia y dibujos absolutamente fascinantes en los que dos enamorados se besan rodeados de maldad estructural e ingenuidad personal e intransferible que nos exime total o parcialmente de todas las tragedias del día a día (¿acaso yo soy causante del calentamiento global si echo el brick de leche de soja en la bolsa amarilla, monto en bici y los pedos me los tiro para dentro como Sanchez Dragó?).

Porque el mundo, nuestra realidad, está llena de “emperdedores”, de millones de seres deprimidos que buscan el éxito sin saber que es un malentendido, de libros a 25 euros que prometen el fin del capitalismo…y sin embargo queremos seguir tostándonos bajo el sol, tranquillos y con los oídos repletos de conversaciones de familias numerosas que devoran “tuppers” de paella de marisco.

Háganse un favor y léanlo. Al principio sentirán un pequeño mareo pero una vez que la verdad pasa al torrente sanguíneo, el mundo adquiere una nueva dimensión y es plenamente disfrutable, como lo es el poder de imaginar que podemos cambiarlo.

Gracias, Miguel. De verdad.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s