El acoso que sufren los que no beben alcohol

Hagan la prueba. Dejen de beber durante varios meses y expóngase al rutilante fuego de los que nos rodean, en la barra de tu bar favorito, de noche, a la hora del aperitivo, de la comida, quizás en la sobremesa y si uno es afortunado, en la de calentamiento antes de la cena con los amigos.

Y ¿es que hay algo más patético que pedir un Bitter Kas o una Coca Cola Zero mientras los demás disfrutan de un buen vaso de Viñas del Vero, un botellón de Estrella Damm Inedit o una piedra ahumada de Macallan 18?Probablemente muchas cosas pero ninguna de ellas pesa tanto como las miradas de desaprobación que anteceden a los afilados “pero tómate una, joder”, “¿en serio que vas a brindar con agua?, no le puedes hacer eso a los novios que están celebrando el día más importante de su vida”, “¿qué pasa, que te estás volviendo sano de repente?”, “¿qué es lo próximo, un chalecito en Majadahonda y unas vacaciones en el Mar Menor?”

Porque si en algo se ha convertido el alcohol es en el instrumento necesario para conectarnos con los demás, esos que importan poco en el día a día pero que nos hacen humanos y nos diferencian de algunas alimañas de dos patas, una gota de pegamento que mitiga el dolor y nos coloca en el centro de la diana, lejos del diagrama de David Nutt en el que se establece una relación entre la dependencia y el daño físico de las drogas. Y adivinen, el alcohol (cerveza, vino, mojito, daikiri, cubata, chupito, sex on the beach, Bayleys, licor café, de oro, de hierbas, cognac, champagne, Jaggermaister, Fenny, sake, sangría, sidra y limoncello entre otros), comparte asiento con el tabaco, la benzodiazepina, la buprenorfina, la anfetamina y la ketamina en la casilla 2.

danos-y-dependencia-que-causan-las-drogasdependencia-tabla.png

Pero claro, es que está muy rico y además entra solo, y ahora con el frío y con tal de no aguantar el escrutinio cada vez que se pide una ronda pues una de dos: o cambias de compañías o como casi siempre, acabas a las 7 de la mañana con un pedo del carajo.

Nunca confíes en alguien que no beba y que fume en pipa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s