¿Quieres comer en un tres estrellas Michelín por 20 euros por barba?

El sol cae sobre la bahía del Puerto de Santa María mientras una fina bruma marina se cuela dentro de nuestras camisas compradas en el Primark para la ocasión y repasamos (con saliva) nuestros peinados delante del espejo de la entrada principal de  “Aponiente”, restaurante con tres estrellas Michelín y un templo para todos aquellos que quieren comer cosas inexplicables a 195 euros el cubierto. Ahí estamos los de siempre, los amigos de toda la vida: Juan, Borja, Carlos, Luis, Diego, Chema, Marco, Miguel, Javier y Fernando, el número exacto para una experiencia que perdurará en nuestro subconsciente  hasta el día de nuestra muerte. Juntos.

La señorita de la entrada verifica que, efectivamente, hay una reserva a nombre de Javier Vidal, y entro en el comedor como Hitler en París: soy un elegido. Y es que el menú de este año es sencillamente maravilloso. Pido una Coca Cola (light, por supuesto), respiro profundamente y afilo las papilas gustativas…y llega el primer plato de un largo menú degustación: kototxas en salsa verde. Acojonantes. Eso sí, más bien escasas. Las ingiero de un mordisco y me levanto de la mesa en dirección a la entrada. Ahí espera Juan (el orden fue echado a suertes previamente) que se dirige a la mesa reconocible de un solo vistazo porque es la única portadora de una botella de Coca Cola light semi vacía frente al plato. Se sienta y espera que llegue el segundo plato del día: ostiones. Excelentes. Los traga, se levanta y se dirige a la salida ante la mirada de todos los comensales. Ahí le espera Carlos, que repetirá la operación y llorará con unas salicornias a la crema de otro planeta…

Pasamos todos, uno a uno, sin incidencias y alternando anguila a la grenoblesa con quisquilla ibérica, steak tartar de calamar con erizo royal…!Por solo 20 euros por cabeza! Delicioso. Manolo vivió el único punto negativo del día: debido al orden (fue el último), a él le tocaron los petit fours de postre. No los probó porque está a régimen así que pidió un tupper para llevar. Los segovianos somos así, gente práctica y hedonista que sabe disfrutar de los placeres de la vida con la mejor calidad-precio…pero sobre todo de precio.

14_Petit-Fours.jpg

Petit Fours

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s