Es duro, durísimo pero ¿qué ocurre cuando tu pareja ya no quiere follar contigo?

Cada pareja tiene lo suyo -eso está claro- sin embargo todas ellas encuentran el mismo escollo asociado a una pérdida de deseo, piedra en el camino con forma de pereza que casi siempre, y según los expertos (a ellos seguro que no les pasa) aparece en torno a los tres años de relación. Y no me vengáis con eso de que es en ese momento en el que debemos desplegar todo el poder de nuestra imaginación y echar un polvo encima del plóter en marcha, aplicar esa nueva técnica de cunnilingus que tiene como efecto colateral unas terribles llagas en la comisura de los labios o inventarnos personajes eróticos que manipulan como malabaristas frutas fálicas cargadas de propiedades afrodisíacas, no; porque es pensar en echar un polvo con tu pareja, a la que amas por encima de todas las cosas, y ver desfilar ante ti la siguiente frase a modo de mantra:

“Te cansas antes de follar con la misma que de comer patatas”

“Te cansas antes de follar con el mismo que de comer patatas”

Además llegamos cansados del trabajo, el niño no ha dormido en toda la noche, venimos del gimnasio y lo que nos apetece es una ducha bien caliente y mejor mañana por la mañana que es cuando estamos cachondos… y así el encuentro se va postergando en el tiempo hasta darnos cuenta de que llevamos meses sin tocarnos y eso tampoco es que sea necesariamente malo sino que responde más bien a la imparable ley de la gravedad humana y monógama.

El verdadero desconsuelo surge en uno mismo, persona sensible a la  que se le dan muy bien las matemáticas y que recuerda cada uno de esos polvos estelares y aquellas sesiones interminables de sexo húmedo entendido como un torrente de lava imparable que el tiempo se encargó de reducir a una gota de rocío pero que no es capaz de comprender cómo cojones es posible, con lo bien que estamos todavía, con todo el pelo y estos músculos congestionados de adolescentes perpetuos, con esta piel oliva y un culo moldeado a base cross-fit invernal, que nuestra pareja no se sienta atraída sexualmente hacia nosotros cada vez que entramos por la puerta y decimos aquello de “hola, amor: ¿qué tal fue tu día?

Y eso es terrible, el peor de los dramas, una película de terror en primera persona.

 

o.jpg

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s