Camarón: la luna, la estrella

Existen pocas cosas sobre las que los hombres se ponen de acuerdo, muy pocas, pero sin embargo hay tres, dos españolas, sobre las que se erige el mito y la leyenda, la adoración y la añoranza, las lágrimas de alegría y eso que llaman arte y que no se sabe muy bien de qué se trata: Bach, Picasso y en última instancia y por cuestiones cronológicas: José Monje Cruz, Camarón.

En tiempos en los que Rosalía apunta maneras universales, desenterrando el espíritu de raíz y lanzándolo al mundo envuelto en luces de color azul y rojo, trap y chándales, merece la pena escuchar también a Camarón, el cantaor de pocas palabras que congregaba en su menuda figura a todos los cantaores de todas las épocas, pasadas y futuras, el mismo que no necesitaba más que el corazón de su garganta para llamar la atención de un mundo que no podía hacer nada más que abrir los ojos y callar. En esa voz y en torno a esa cabellera parecían abrazarse el pueblo gitano y el payo, los toreros y los animalistas, el poder y los chinos de jaco, Mick Jagger y Lola Flores y lo hacían porque les hablaba directamente a ellos, sin traductores ni grandes campañas de publicidad que añadieran humo y fuegos artificiales al gitanito rubio cubierto de oro.

Camarón bajaba la mirada, se mojaba los labios y juntaba las palmas de las manos para seguir el compás por bulerías o alegrías, por penas o seguiriyas y al hacerlo, sus dedos finos de hijo de canastera mostraban una luna y una estrella, oriente y occidente acercándose a la guitarra de Paco o Tomatito que detenía ese instante en el espacio…porque nadie puede abrir semillas en el corazón de un tiempo que no existe.

Han pasado 25 años desde que muriera el “Príncipe” y parece que habrá que esperar otros 75 para que surja alguien cómo él, alguien que podrá ser mejor pero nunca igual porque estas cosas son como los cometas, que pasan cada 100 años, lapso ineludible para que el yunque vuelva a ser golpeado de nuevo por el martillo, para que el potro pase de la rabia al llanto y los demás intentemos vivir como cantaba Camarón.

camaron-de-la-isla.jpg

 

 

 

Un comentario en “Camarón: la luna, la estrella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s