Luis Miguel, mi rey sol, mi sueño húmedo, mi pelo

Parece mentira que no se hable más de Luis Miguel en España. Quizás sea en parte porque aquí tenemos a Julio Iglesias, que en realidad es de Miami -a juzgar por el bronceado y el esperma- y porque Miguel Bosé copó en su momento el mercado infantil, juvenil, senil y patrio con ese aspecto mitad bailarín de ballet en las fiestas de Valsaín, mitad heterosexual con todos los tics asociados al artista gay: véase guapo a rabiar, cierta tendencia al histrionismo escénico y verbal, e hijo de padre muy macho muy macho y una madre con el pelo azul…¿azul?

Ahora podemos disfrutar de toda la carrera de este eterno efebo gracias a la serie (no autorizada) de Netflix basada en su vida… y os puedo asegurar que no tiene desperdicio.

En primer lugar por el pelo de Diego Boneta, actor solvente, que clava todos y cada uno de los estilos capilares de mi héroe de adolescencia: liso y rubio como un querubín (obviamente interpretado por otro actor), largo en el flequillo y aún más largo a la altura de la nuca, engominado por un bombardero americano, y al final de la serie, ya cuando muere el cabrón del padre, tipo “Corrupción en Miami” en su versión Don Johnson.

Y Luis Miguel canta y se toca el pelo, vuelve a cantar (ahora un bolero) y se estira el flequillo con las dos manos, y se acuesta con un montón de mujeres y se retoca el rizo mientras el aire no se le escapa entre el hueco de esos incisivos en los que nos perdemos todos lo que le veneramos, y su voz dice “miénteme como siempre” o “cuando calienta el sol aquí en la playa” o “échame la culpa de lo que pase” y en ese momento, juro que no es ninguna exageración, me fundo con él y hago mías sus erecciones…Porque es verdad, Luis Miguel me llega porque canta empalmado, como un ahorcado pleno de vida y sin cejas, irradiando la luz del sol de México, ese sueño erótico de la luna, demostrando por qué Raphael a su lado no es más que un muñeco de cera con un corazón de látex en la garganta y me siento vivo, y…

Así es. Para todos aquellos que sienten algo parecido, tengo que decirles que tuve la oportunidad de verlo en Cap Roig el 13 de junio de 2018… y sí, estoy embarazado de apenas un mes. Estoy muy felis.

Gracias, Luisito. Te amo.

 

luismiguel-destacada.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s