De la importancia de hacer chistes sobre minorías, mayorías y todo lo demás

El monólogo de Rober Bodegas ha levantado ampollas entre el colectivo gitano (y payo) que considera que ciertos aspectos de la realidad -podrían ser todos o ninguno a la vez- no deben de ser satirizados, ridiculizados o simplemente tratados de cualquier manera  porque incitan al odio, al racismo y elevan la temperatura del conflicto social.

Para aquellos que no han visto o sufrido el monólogo, bastante corrientito por otra parte, les adelanto que en él, el cómico ni siquiera cuenta chistes sobre gitanos sino que se limita a inferir en chistes de payos una realidad subrepticia teñida de tópicos asociados con esa etnia que, respondiendo de nuevo al tópico, ha reaccionado -al menos es lo que se ha publicado en algunos medios payos-  organizando batidas para “encontrar” al cómico en su barrio, con una denuncia en los juzgados y poniendo de nuevo en el candelero la cuestión de moda en todo el mundo tras las caricaturas de Mahoma: ¿existen cuestiones que el humor no pueda abordar?¿No es acaso la risa la mejor forma de superar inhibiciones personales, digerir aspectos terribles de nuestra realidad y en definitiva. la mejor arma contra el fundamentalismo social y religioso?

La cuestión es compleja y para encontrar una respuesta convincente deberíamos establecer marcos hipotéticos en los que este monólogo podría haberse producido y su consiguiente reacción:

1) El cómico en una cena en casa ejerciendo de anfitrión. Algunos asistentes se aburren y otros no. Los invitados se despiden por la fantástica velada. Ninguno tildaría a su amigo gracioso de racista…de mal cocinero, tal vez.

2) Los mismos chistes son contados por El Cigala…nadie le esperó a la puerta de casa.

3) El programa de Comedy Central nunca llega a emitirse o colgarse en Internet y por lo tanto no llega a las manos de la plataforma Khetane, asociación gitana enfadadísma por este atentado contra el honor calé, que continúa con su actividad invisible para la sociedad paya.

4) Se prohiben los monólogos en todo el mundo porque sus 7500 millones habitantes son susceptibles de sentirse molestos por los comentarios vertidos.

Por supuesto, el hecho de realizar chistes sobre minorías, mayorías y todo lo demás conlleva malentendidos, enfados y risas pero establece un marco, el del humor, que sitúa el foco sobre determinados aspectos de una realidad dispar, eliminando tabúes y facilitando la interacción ente personas heterogéneas que se sienten un poco mejor al comprobar que siempre es mejor reír que lamentar, sonreír que ocultar los problemas bajo la mesa, provocar que tener miedo y encontrar respuestas a esas preguntas…en el caso de que gitanos, negros, latinos y blancos sepan leer o arriesgarse a pensar.

Captura de pantalla 2018-08-30 a las 14.02.54.png

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s