FaceApp: la única aplicación que nos muestra la realidad

Justo cuando estábamos hartos, milésimas antes de que comenzaran las competiciones veraniegas para demostrar quién está en la playa más espectacular, con su novio más ciclado sometiéndose a una cura a base de zumo detox y desayunos ricos en fibra y leche de cabra, justo en ese instante ya futuro llega la mejor aplicación de la historia (vetusta). Viejos y viejas, con todos ustedes FaceApp, la máquina de la verdad.

Para aquellos que siempre llegan más tarde decirles que el programa en cuestión —construido sobre un sistema de Inteligencia Artificial conocido como Red Neuronal— es el más descargado del mundo en estos momentos, y tiene, entre otras opciones, la capacidad de transformar a los negros en versiones lechadas de ellos mismos y a los más jóvenes en lo que realmente son, es decir, futuros fósiles escondidos dentro un amasijo de músculos, huesos y tendones con la capacidad de deteriorarse cada día. Así, por la cara.

Y es que si alguien está dispuesto a mirar de frente al horror terminará siendo testigo, gracias a la imaginación maquiavélica de sus creadores rusos —arderéis en el infierno, ublyudoks—, su propio rostro, pero envejecido de tal manera que uno no puede evitar pensar qué cojones hace su padre y su tío Ignacio ocupando lo que en principio es una cara sobrada de colágeno. Y no puedes parar, y cuando se te pasan las ganas de vomitar haces lo mismo con el amigo Luis en pelotas —no funciona con las gónadas—, con su hija pequeña o tu mayor enemigo, y te ríes al comprobar que estás igual de viejo veinte años después y no puedes evitar derramar una lágrima sobre tu vientre fofo, y si utilizas la mejor foto de tu mujer ella directamente te escupe a la cara y gritas en desde tu terraza: «¿Carmena, por qué nos has abandonado?».

Admitámoslo de una vez; lo que de verdad nos preocupa a partir de los treinta no es el amor, ni el trabajo y mucho menos el futuro de nuestros hijos, sino la edad, en particular ser invisible a los ojos de la carne fresca y conocer a un arqueólogo, la única persona que sabe a ciencia cierta que envejecer es triste y que la juventud está sobrevalorada. Sobre todo para los meros espectadores, tú, yo, nosotros, ellos.

Porque en algún momento de nuestra vida nos sentimos como Michael Jackson. Y sin parque de atracciones ni filtros, joder…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s