La historia nunca contada

A pesar de todo y de todos, amanece. Exactamente a las 07:05. Otra mañana. Algo fresca esta vez. En su trayectoria, el sol —y para los que no se cansan de mirar las estrellas— ha interrumpido a necios y soñadores, a ruines y valientes, a agnósticos y burócratas. También ha rozado nuestras manos al aire, las semillas de los geranios de mamá, la rabia y la hierba, el muro frente a la ventana. Y es curioso. Asombra asistir al milagro de la vida al pasar, a los hospitales de campaña entre estaciones, al tiempo convertido en leyenda.

Intenté encontrar una manera justa de describirlo y, ante mi imposibilidad, consideré más oportuno recurrir a las palabras de George Eliot, pseudónimo e impermeable de Ann Evans que, en circunstancias similares, escribió:«[…] que el bien siga creciendo en el mundo depende en parte de actos no históricos; y que las cosas no vayan tan mal entre nosotros como podría haber sido se debe en parte a aquellos que vivieron fielmente una vida oculta y descansan en tumbas que nadie visita».

La historia oculta es la que permanece, precisamente porque es la de casi todos. Llevamos quince días no escribiéndola.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s