Maltratar animales en nombre de la fiesta

Fiesta y maltrato, binomio tan patrio como el tinto. Extraña forma de asociar la diversión con la herida, el fuego con los cuernos de un astado. Así hemos pasado los veranos siempre, ajenos a un hecho cruel por ser costumbre. Y es que el mundo cambia a paso de gigante, rápido, muy lento, y las mal llamadas bestias aceptan un destino en garras de los guardianes de la cultura en su versión menos humana. Hace falta mirarles a los ojos, a los animales digo. Hay en ellos un rastro de traición por la vida. Mientras, el sufrimiento y la barbarie se celebra como un atardecer cualquiera.

Cada criatura existe por una razón que solo ella comprende. El campo alberga niños, vaquillas, águilas, y de ellos son también las plazas. Esa relación de dependencia se desgarra cada tarde, a la hora de la siesta. Entonces los perros ladran dentro de sus casas. Al otro lado, muy cerca, alguien menciona el respeto por la tradición. Después, grita el nombre del patrón del pueblo, termina el cubata e ignora el deber consigo mismo, aquel de no matarás a un animal si quieres ser alguien decente.

Muchos hablan del derecho a disfrutar de la sangría sin ser llamados asesinos o paletos, del arte incomprendido y la importancia del sector en términos de ingresos, inventos de seres supuestamente inteligentes. No hace falta rebatirles. Sin compasión los días se quedan sin sentido, las noches tienen el sabor del hierro. Volvamos al campo y a la plaza. Son los animales los que aportan la belleza y el latido. De ahí que nunca fueran expulsados del paraíso. Otros seguirán empeñados en tocar el cielo.

Ilustración: Guy Billout

Un comentario en “Maltratar animales en nombre de la fiesta

  1. Buenos días, Javier.
    Preciosísimo relato y también la ilustración.
    Es curioso, nunca gracioso, oír eso de que hay que respetar las tradiciones. ¿También se refieren a los sacrificios humanos, la esclavitud de los de abajo o el derecho de pernada de los reyes? Claro que no, aunque a algunos les encantaría, solo quieren mantener los que les hacen sentirse especie superior y prepotente, demostrando su crueldad y salvajismo.
    La evolución, la educación, la civilización bien entendidas tiene que tratar, precisamente, de abolir estas barbaridades y solos los retrógrados y necios de cerebro saben retratarse con sus vacuas demandas.
    Menos mal que vamos avanzando, aunque demasiado despacio, pero, poco a poco, el sentido común, el menos común de los sentidos, se hace prevalecer por encima del griterío mentecato y simplista.
    Está claro que los animales están muy por encima nuestro, aunque nos guste llamarnos la especie inteligente. ¡Claro que sí, guapi!
    Un abrazo, amigo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s