Cumpleaños

Decía Ángel González que «para cumplir un año hace falta morirse muchas veces mucho». Eso sin duda tiene mérito, sobre todo cuando uno rebasa la edad legal y comienza a preguntarse para qué sirve marear al Sol, más allá de la vida que permite este gesto tan ignorado. Porque el día de tu cumpleaños te invaden sentimientos a la contra, todos. Por un lado puedes compartirlo, aunque la opción de rebelarte como una folclórica es tentadora. Queda terminantemente prohibido añorar el pasado, sea el que sea, porque ahí comienzan los problemas, naciste. Mejor levantar la cabeza, dar las gracias y seguir creyendo en lo bueno por encima de la verdad. Entonces los años cuadran.

Cierto. Estos mecanismos pueden ser percibidos como una manera burda de aguantarse en el tiempo. Su paso implica pérdidas de orina y amistades que yacen bajo un montón de tierra húmeda. Un día como este —nada especial porque cada día implica cumplir y deshacerse— sirve para darnos cuenta de que aún conservamos lo una vez amado, lo que amamos y, muy probablemente, seguiremos amando a pesar de que se nos descuente el cuerpo: amigos, familia, algún animal de compañía y el sonido del viento.

Sucede con hacerse mayor, que uno olvida lo malo dentro de los números, su macabra exactitud para explicar el mundo. Sorprende aún más el comprobar que cuanto más viejos menos sabios, como si haber visto cosas que otros no creerían nos reafirmara en nuestro desconocimiento absoluto de lo que somos o vimos en la gran pantalla de los longevos. Fue por casualidad. No hay pastel, ni velas, ni siquiera sorpresa envuelta en papel de regalo. Levantas la cabeza y te das cuenta, una vez al año, de que estás rodeado de otros que te quisieron, y te quieren bien porque estás vivo. Y se te olvida la muerte.

ilustración: http://www.cecile-gariepy.com

2 comentarios en “Cumpleaños

  1. Bueno, disparidad de opiniones, como en todo.
    Decía un amigo mío que mientras cumplas años no es mala señal, siempre que al soplar las velas no mojes la tarta ni lances los piños al fondo de la mesa.
    Los que como yo ya no hablamos de ver canas, sino de encontrar pelo, no sabemos qué da más vértigo en un cumpleaños, si miras hacia atrás los años vividos o hacia delante para vislumbrar los que te puedan quedar.
    Matizar esta frase «cuanto más viejos menos sabios». Por un lado, totalmente cierta porque vemos todo lo que nos queda por aprender y el poquito tiempo que nos queda para ello. Por otro, porque cuánto más viejo más torpe y tonto parecen verte los demás. (ya sabes, el tema de los ancianos está en debate hoy en día).
    Si es tu cumpleaños, recibe mi felicitación, y si no lo es, recíbela también por la bella escritura.
    Y antes de soplar las velas piensa en deseos prohibidos y en repartir tartazos a diestro y siniestro, verás como te sale la sonrisa.
    Un abrazo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s